De pequeños solíamos buscar los monstruos bajo la cama o dentro del armario para poder dormir tranquilos...

A medida que crecemos vamos perdiendo las buenas costumbres