Nunca subestimemos el poder del mecanismo de habituación...

Si conseguimos dejar de escuchar los aviones despegar y aterrizar... Qué estaremos ignorando cuando no se trata de estruendos molestos sino quizá de sonidos agradables?