Quizá el foco debería ponerse en que las distintas personas se sientan incluidas cuando hablamos para ellas, más que en que no se sientan excluidas... Ojo! Son cosas distintas... Y eso requiere más de empatía que de recursos lingüísticos o gramaticales solamente